El proceso de mediación se iniciará mediante solicitud escrita en tal sentido realizada por todas las partes en conflicto, o de cualquiera de ellas con el consentimiento de la otra. 

En el momento de la solicitud se informa del proceso, de los principios de la Mediación y sus características, pero también se hace antes de ser aceptada por ambos implicados. Al ser voluntaria, es necesario que las dos personas estén bien informadas y que acepten el proceso conociéndolo bien y seguros de su decisión.