5. ¿Me pueden obligar a ir a mediación?

Uno de los principios de la Mediación es la voluntariedad y en ella radica gran parte de los beneficios. La voluntad de querer resolver el conflicto es esencial y cuenta con la libertad de sus protagonistas.

Una vez comenzado el proceso de Mediación, el principio de voluntariedad se mantiene y si una persona no encuentra en la mediación la respuesta a su conflicto, puede decidir dejarla. La persona mediadora también puede dejar la mediación si valora que no se están cumpliendo los principios y características de la misma.