6. ¿Qué NO es mediación?

 

La  Mediación No es terapia. Sin embargo, su uso mejora las relaciones interpersonales de los padres que se separan, entre los miembros de las familias y en el ámbito escolar entre los compañeros de clase y con el profesorado. Es cierto que no siendo terapia de pareja, ayuda a ésta en los conflictos que surgen en la convivencia. Mejora las relaciones entre los miembros de la familia al facilitar la comunicación y el diálogo. Los usuarios de Mediación no tienen problemas psicológicos, solo tienen dificultades y conflictos que necesitan afrontar y superar. La Mediación ofrece ese espacio para aprender estrategias que hacen mejorar sus relaciones.

La Mediación No juzga. La persona mediadora es neutral e imparcial, ayuda a que las partes se comuniquen y se entiendan, pero no hace valoraciones de lo que está bien o lo que está mal. Se orienta y asesora a los mediados y son éstos los que toman las decisiones.

La Mediación No es negociación. La finalidad en la mediación familiar y escolar no es tanto alcanzar buenos acuerdos, como transformar el conflicto que se derive en acuerdos satisfactorios para las dos partes. El proceso es educativo y se considera una oportunidad de crecimiento personal. La persona mediadora actúa como guía del proceso, con una implicación activa en el entendimiento de las partes.